Hakuna Matata el 'agridulce' de las redes sociales

En tiempos de redes sociales, de internet y de tecnología, los grupos en Facebook ganan cada vez más adeptos, al punto de que se logran crear comunidades de miles y miles de personas que, sin conocerse físicamente, interactúan y hasta se convierten en amigos.

Este es el caso de Hakuna Matata, Vive y Deja Vivir, un espacio que surgió hace menos de cinco años y ha reunido a más de 188 mil cubanos que viven alrededor del mundo y tienen este lugar en común.

Yanet Friol, una artemiseña de las que lleva en la sangre el sabor a isla, es quien ha llevado a buen puerto este sueño, ella, desde un rinconcito de Italia, asegura que “Hakuna Matata es como un planeta que nace de los deseos de todos los cubanos regados por el mundo de mantener vivo lo que fueron, es como abonar nuestras raíces y entrar en ese mundo donde puedes encontrar de todo”.

Asimismo, siente que allí encuentran espacios todos, al tiempo que encuentran lugar para defender la cultura antillana. “Nuestra idiosincrasia nos distingue de toda Latinoamérica justo por eso, porque somos capaces de crear lazos indisolubles, pero también de pelear como fieras entre nosotros”.

No ha sido fácil, reconoce, “desde sus inicios dio pruebas de que sería algo difícil mantener la armonía y llegar siempre al entendimiento, pero en esas mismas situaciones de chismoteo, sacadera de trapos sucios y ofensas, hemos aprendido mucho, de cada situación creada se ha sacado la misma conclusión, la mayoría de las veces todas estas cosas suceden cuando se violan las reglas y se trata de sobresaltar bajo cualquier precio”.

Sí, porque hay que decirlo, en Hakuna no todo es color de rosas, aquí también hay gente que no ha salido bien parada, que ha abandonado al ‘equipo’ y se ha llevado la peor de las opiniones.

Los comentarios hablan por sí solos, y este, de una persona que se fue del grupo, es la evidencia de que no todos sienten amor por Hakuna:

Sin embargo:

Eso es del conocimiento de Yanet y de las personas que la acompañan en este empeño. Una de ellas, al respecto, dijo:

“Muchas personas han sacado lo peor de ellas, pero todo por consecuencia de sus miserias humanas, han puesto a la prueba muchas veces a la creadora, no ha sido fácil para ella llegar al grado de madurez necesario para entender que todo esto que ella ha creado no es más que un grande laboratorio antropológico donde no paramos de sorprendernos.

«No obstante a todo lo demás Hakuna es un Oasis, una Tabla de Salvación, un desahogo, hasta un Universo podemos decir, donde cada quien encuentra su espacio y es feliz, es un complemento justo para mantenernos unidos y los que de verdad creemos en ella la cuidamos”.

Ahí entran a jugar un papel fundamental moderadores y administradores, personas que destinan parte de su tiempo a hacer de este grupo uno mucho mejor.

“Arduo trabajo el de las administradoras y moderadores que aun teniendo una vida agitada y llena de todas las problemáticas habidas y por haber encuentran siempre el tiempo para mantener el grupo en armonía y limpio de todas las cosas negativas que desgraciadamente también forman parte de la vida”, agregó la chica.

“Ese espacio va cuidado al máximo, con mucho celo visto que son muchos los que están allí para respirar alegría, para amortiguar muchas veces los golpes duros que ya nos da la vida».

«Estos son tiempos modernos, donde la tecnología avanza siempre más y este espacio es la prueba, basta tocar el teléfono o tu computadora y encuentras ahí esas personas que ya forman parte de tu vida y que gracias a la tecnología hoy día puedes hacer interactuar con el mundo real”, señaló.

“Hakuna Matata es un portal de Cuba, donde todos pueden entrar, pero no necesariamente tienen que quedarse”, sentenció, sobre este grupo en el que coexisten diversos y simpáticos personajes que le dan vida.

Uno de ellos es la reina, la bella Maité Amaro, una mujer que desborda carisma y que ganó el concurso de belleza de Hakuna.

Otra es El Talento Oculto, como ha nombrado a su canal en YouTube esta creadora de temas musicales que escribe canciones con una increíble e impresionante facilidad.

Lo cierto es que, más allá de diferencias, estigmas, reglas y conceptos prestablecidos, Hakuna llegó para crear un rincón digital en el que los isleños remamos hacia aguas de paz.