Vacuna contra el coronavirus probada en ratones neutralizó la enfermedad
Foto: Cope

Su nombre es mRNA-1273, y el 24 de febrero salió el primer lote de los laboratorios de Moderna Inc. en Massachusetts. El destino eran las instalaciones de NIAD (Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas). El producto es la primera sustancia candidata a ser una vacuna contra el virus SARS-coV-2. En el NIAD se van a realizar los primeros ensayos clínicos con el medicamento. Fase 1, aún lejos de que se convierta en vacuna en el mercado. Pero algo es algo.

Llegar a este punto solo ha sido posible gracias a que hace unos días (tal como informó La Razón) un equipo de científicos del Centro de Investigación de Vacunas de Estados Unidos y la Universidad de Texas en Austin, descifró la estructura de la proteína espiral de la superficie del virus, responsable de que el microorganismo pueda fusionarse con las células que infecta.

El producto consiste en una vacuna mARN, basada en el ARN mensajero de las células. Su virtud reside en ser capaz de actuar sobre la proteína espiral (Spike) en una fase previa a la fusión celular. Dicho de otro modo, inhabilita la llave que el virus necesita para contagiar. Esta proteína Spike es, de hecho, la diana hacia la que se dirigen comúnmente la mayoría de las vacunas que se investigan contra coronavirus.

En esencia, una vacuna es como un maestro que enseña a nuestro sistema inmunitario a defenderse de los agresores. En este caso, el producto de Moderna Inc. utiliza la estructura recién descubierta de la proteína espiral para provocar en el cuerpo una reacción inmunitaria que bloquea la fusión celular algo así como enseñar la foto de un lobo a un corderito para que sepa identificarlo y se aleje de él.

Pocas horas después del anuncio de esta empresa, otra compañía llamada Novamax con base en Maryland aseguró haber realizado grandes avances en otra sustancia probada en animales. Su intención es comenzar ensayos clínicos con ella al final de esta primavera. La materia prima es la misma, la famosa proteína Spike. En este caso se ha utilizado tecnología de nanopartículas para generar antígenos derivados de la proteína.

Las acciones de ambas compañías experimentaron una espectacular subida en bolsa a finales de semana. La carrera ha comenzado y el que antes llegue a la meta habrá realizado uno de los negocios más grandes de su historia.