Ocupan 10 camiones con comida y más de 500 litros de petróleo a un cubano en Matanzas

Las autoridades cubanas están más eficientes que nunca en estas semanas detectando delitos de gran escala, o al menos eso hace suponer un nuevo operativo policial realizado en la provincia de Matanzas que dejó a un cubano tras la rejas que tenia almacenada tal cantidad de comida para su venta en el mercado informal que se necesitaron 10 camiones para decomisarla toda.

Según los oficiales del Ministerio del Interior (MININT) que ofrecieron declaraciones en un reportaje transmitido anoche en el Noticiero Nacional de la televisión cubana, la operación se realizó en el municipio matancero de Colón, donde se incautaron gran cantidad de productos agrícolas, materiales de construcción, combustible y hasta piezas de automóviles.

Yuniel Ruiz Martínez, como se llama este cubano que explotó como Cafunga, tenía varios locales habilitados para el almacenamiento de esta mercancía en su domicilio.

El registro se produjo el pasado 2 de mayo, aunque hasta ahora no se ofreció información sobre esto en la prensa estatal. Entre lo ocupado se encuentran 511 sacos de ajo, 494 mancuernas de ajo, 829 mancuernas de cebolla, 43 sacos de boniato, 320 de maíz en grano, 16 de calabazas, materiales de construcción, así como 550 litros de petróleo, y partes y piezas de vehículos, sacos de arroz, frijoles y condimentos de distintos tipos.

El detenido, quien contaba con una licencia como cuentapropista, fue acusado por un delito de receptación, en su figura agravada, lo cual es penado con condenas de cárcel que pueden oscilar entre los 2 y 5 años.

Según un oficial del MININT, el arrestado utilizaba una licencia de trabajo por cuentapropia para realizar diferentes ventas en varias ferias que se realizaban en la provincia.