Rosita Fornés fue hospitalizada por una grave enfermedad pulmonar
Foto: Cibercuba

La vedette cubana Rosita Fornés está gravemente enferma y sus médicos no pueden hacer más por ella, informó en Miami Rey González, administrador de la página oficial de la artista.

Precisamente a través de su muro en la red social Facebook, González comentó que «Rosita ha estado ingresada varias veces en estos meses pero ahora, al parecer ya no pueden hacer nada en el hospital donde se encontraba y la enviaron a que pase estos, al parecer sus últimos días, con sus familiares y amigos más cercanos».

La artista se encuentra desde hace meses en Miami, donde semanas atrás se supo de la celebración de su cumpleaños 97 rodeada de sus familiares residentes en EEUU.

«La última gran aparición de la artista fue en el aniversario de los 60 años de carrera artística del Maestro Meme Solis. Entonces no quise informarles que ya entonces llevaba un pequeño balón de oxígeno para poder respirar. Se lo quitaron segundos antes de salir a escena. Con su profesionalismo nadie notó que, aunque cantó, bromeó y se vio como siempre magnífica ya estaba resentida de sus pulmones», relató González.

«El público no ha sabido por cuantos momentos esta abnegada artista ha tenido que pasar por el quirófano por diferentes problemas de salud desde los años 90 hasta hoy. Siempre salió adelante, se recuperó cuando muchos pensábamos que no podría actuar ni caminar más. La fuerza de voluntad que ha tenido le ha dado fuerzas para tener una de las carreras mas largas de la historia de una cantante, actriz, bailarina», señaló.

No obstante comunicar la dolorosa noticia, Rey González dijo que hacía pública la situación «con la esperanza de que una vez más se produzca el milagro de la recuperación inesperada de esta gran mujer».

Reconocida como la gran vedette de Cuba, Rosita Fornés, con una larga y amplia trayectoria artística en la televisión, el cine, el teatro y el espectáculo, cimentó una sólida carrera como cantante y actriz.

La artista, que debutó a los 18 años en el Teatro de la Comedia de La Habana, emprendió una imparable carrera desde 1941, destacando en el canto lírico con interpretación de zarzuelas y operetas de la mano de grandes autores cubanos, como Ernesto Lecuona y Rodrigo Prats, pero también en el teatro y la radio.

Otro de sus espacios fue el cine, que le permitió sobrepasar las fronteras de la Isla y a los 22 años conquistar los escenarios de México, y en los teatro Arbeu, Lírico, Follies y Tívoli protagonizó muchas revistas musicales con gran éxito, por lo que la Asociación de Periodistas la proclamó en 1946 «Primera Vedette de México» y posteriormente «Mejor Vedette de América».

En el cine hizo su primera aparición en 1939 en la cinta cubana Una aventura peligrosa, a la que siguió Romance musical en 1941, pero después tomó parte en la filmografía mexicana, en la que intervino en una decena de películas, entre ellas Se acabaron las mujeres, La carne manda y Del can can al mambo.

También en el cine posterior a 1959 hizo apariciones memorables en películas como Se permuta y Papeles secundarios, ambas en la década de 1980, bajo las órdenes de Juan Carlos Tabío y Orlando Rojas, respectivamente.